La verdad sobre el sexo casual

Ilustración: Henn Kim


Hace unos días mientras visitaba a una pareja de amigos a la que había visto en Nueva York, tocamos el tema de cómo yo no pude adaptarme a varias dinámicas de la Capital del Mundo. Una de ellas: el sexo casual.

Tuve decenas de citas con personas de todas partes del planeta. Yo quería inspeccionarlas, diseccionar sus almas, saber qué les movía por dentro. Me interesaba la conexión, pero ellos se deleitaban con la idea de arrancarme un pedazo y correr: penetrarme, eyacular e irse por la mañana. Eso me desconcertaba.
No sirvo para usar ni ser usada... tengo como una vocecita dentro de mí que habla muy fuerte y es inflexible al respecto. Muchos no entienden que nadie la puso dentro de mí, simplemente nací con ella y siempre me bota un discurso de unos cuatro puntos que dicen más o menos así: 
1. "Margarita, recuerda que el sexo sin amor se convierte en una energía oscura y deprimente. Recuerda que el sexo es energéticamente más poderoso que cualquier otra cosa en el mundo, porque de él venimos y su fuerza es tan potente, que puede ser convertida en una galaxia naciente o en un agujero negro. Recuerda que la falta de amor convierte un acto divino en algo perecedero y ordinario y no quieres en tu vida nada que no sea digno de aparecer en los libros...
2. Recuerda que no quieres gemir un rato y al otro día despertarte sin corazón. A la mierda los encuentros básicos. Los que te van llevando de lo divino a lo plano. Escoge lo sobrecogedor, lo mágico, lo esencial... los latidos de tu vientre, de tu corazón untado de adrenalina. Escoge el sexo cósmico.¿Para qué cien encuentros insignificantes cuando solo recordarás uno? 
3. Cuando abras tu cuerpo hazlo porque te dejan el roce de la luz. Un intercambio nunca fue unilateral. Evita que saquen tu energía y fuerza y luego se vayan. Porque aquel que penetra tu cuerpo, se lleva consigo un poco de tu brillo. La energía sexual nace en el alma como la raíz de un árbol que se protege bajo la tierra. 
4. Permite la belleza y el sexo como unidad. Permite que aquél que acceda a tu esencia, la valore. Permíte un fusión sana que potencie el brillo de ambas partes. Permítete llevar ese valor como bandera. Permítete ser amada, permítete ser curada, permítete iluminar y que aquél que te toque te deje un poco de su luminosidad adentro de ti..."
Mis sinceras disculpas si echo abajo sus ideales de liberación femenina. No soy yo, es la vocecita...



Comentarios

Entradas populares