¿Todo te ha fallado? intenta con el amor


Qué difícil es amar, pero cuán necesario... necesario el pecho que se contrae y nos ahoga, o se infla y nos eleva. Necesario el estómago que se llena de agujeros negros o de alas de mariposas. Qué difícil el amor que nos vuelve pequeñitos, que nos quita los escudos y derrumba nuestros muros, que se esconde en cada poro y aparece sin aviso.

Cartas al que vuela
Volví a hablar con el que vuela. Apareció de nuevo. Así de la nada, deseándome feliz año. Lo saludé como si se tratara de él, con el significado que tiene para mí. Con la importancia que se merece quien te llevó al campo y te hizo ver las estrellas, aunque fuera en el jardín de una casa. Aunque las explosiones cósmicas ocurrieran dentro de una carpa sin vista al cielo.

Llegó a iluminarme, como siempre… (creo que además de volar, iluminar se le da muy bien).  Haciendo cálculos lo conozco hace siete años (tres sin verlo) y no ha habido ni un solo día en que lo haya olvidado.

Sé cómo es mi vida sin él y la acepto, lo que pasa, es que sin importar qué vinculo tenga conmigo, amo esencialmente su existencia. Siempre tengo presente que sigue ahí, en algún rincón del mundo brillando... 

Perdóname don volador, (sé que estás leyendo esto) pero voy a citar tus palabras:
Uno se puede limpiar besos, sexo, abrazos, hasta mimes, pero la energía, es imposible arrancársela...

...No se puede elegir con quién estamos conectados... Le conté que tengo escritas para él muchas cartas de esa época en que lo amaba tanto aunque fuera desde lejos, y le prometí que se las leeré algún día… pero tal vez ese día se demore varios años. Tal vez ese día se demore varias vidas... 

¿No les ha pasado que alguien de pronto se robó el primer lugar en el ranking de sus recuerdos? ¿Que, como un intruso, invadió sus sueños una noche aunque hubieran pasado años?...
  
Me fui a los archivos de mi computadora y busqué una carpeta que se llama “cartas a mi viejo” (le tengo mil apodos) al abrirla brincó de ella una mujercita ingenua (como el amor mismo que proviene de la inocencia del alma)... abrí un archivo y comencé a leer este texto: 

Carta #7: 

Iría y te haría el amor de mi vida, no quisiera más que eso. 

Iría y te amaría, te llenaría de besos, te acariciaría las mejillas y te besaría la línea que va desde tu frente hasta tu ingle. Te diría que eres el amor de mis vidas y mi único dueño. Más dueño que todos los que se han creído mis dueños.

Te llenaría del amor que tengo retenido desde que te dije adiós. Te curaría los dolores con besos y sonrisas, te pediría perdón por no haber estado en carne y hueso en el peor momento de tu vida.

Si pudiera jugar con el tiempo, lo detendría en nuestros momentos, lo adelantaría para verte y lo retrasaría para sentir ese amor intenso que me regalaste para siempre…

Si fuera el aire volaría a vos, a darte todo, a darte más que todo, cada día un mil por ciento, no mereces menos.

Si fuera tierra, si fuera agua, si decidiera... pero no soy Dios, no soy el destino, no soy el tiempo… lo único que puedo hacer es contarte que desde que supe de tu existencia, no ha pasado un solo día en que no te ame. Que pido con el alma algo por qué luchar, algo por qué dar la vida, y ojalá ese algo fueras tú…


Hoy también te amé.


Todo lo demás ha fallado ¿no crees que es tiempo de amar? tomada del MOMA, NYC.

Mi forma de amar es esencialmente natural: Lo dejo fluir, tanto a él como al amor. Esto no quiere decir que jamás haya sentido punzadas en el corazón ¡NO!... yo también me sentí morir. Me costó tanto entender que el sufrimiento viene de mis creencias aprendidas, de pensar que soy el centro del universo, pero nunca vendrá del amor: esa energía limpia y benévola que nos hace mejores...

Por eso creo fervientemente que el amor es lo único que podrá salvarnos...

El Profeta

Buscando por horas qué mensaje podría entregarles, uno honesto y fiel a mi forma de percibir todo esto, recordé un fragmento de "El profeta" de Khalil Gibran. Y espero les llegue bien hondo, les inunde el alma y se les pegue como chicles en el pelo:

"Cuando el amor los llame, síganlo, aunque sus caminos sean duros, dolorosos…
Y cuando los envuelva con sus alas ¡entréguense a él!
Aunque la espada escondida entre sus plumas los hiera...
Cuando el amor les hable escúchenlo, crean en él aunque su voz altere vuestros sueños
Como el viento del norte altera los jardines…
Porque el amor nos eleva a las ramas más florecidas
Como nos baja a las raíces más profundas y tristes
Porque nos puebla como a las selvas o nos desnuda como a los desiertos
Porque nos hace blandos como espigas o nos endurece como piedras...
El amor hace esto con nosotros para que conozcamos los secretos de nuestro corazón
Para que sepamos que somos parte del corazón de la vida…
Pero si por miedo solo buscan la paz y los placeres del amor,
Entonces será mejor que se vistan y se alejen de sus umbrales hacia un mundo sin estaciones
Donde reirán solo un poco (no con toda la alegría) y llorarán algunas lágrimas (no todas)
Porque solo en el amor hay totalidad:
El amor que se da a sí mismo
El amor que toma de sí mismo, 
El amor que no posee ni puede ser poseído
Porque el amor ¡se basta a sí mismo!
Por eso cuando amen no digan “Dios está en mi corazón” 
Si no: estoy en el corazón de Dios…
Y no crean que pueden dirigir el curso del amor
Porque el amor los dirigirá a ustedes si los encuentra dignos
El maravilloso amor que quiere realizarse, ¡que debe realizarse!
Porque es la razón del Universo…”


¡Si te gustó este post o tienes alguna sugerencia, déjame un comentario aquí abajo o compártelo para seguir creciendo! muchas gracias por tu tiempo. ¡Besos y abrazos!  

Foto principal: Tomada del sencillo "Antes" de Drexler. Edición: Margarita Be

¿TE GUSTÓ?¡COMPÁRTELO!:
Leer Artículo AnteriorEntrada más reciente Leer Artículo SiguienteEntrada antigua Página principal

0 comentarios:

Publicar un comentario

IM: @margaritabeblog