Un cuento extraterrestre


¿Quieres que te hable de los humanos? Son raros, se la pasan haciendo algo a lo que ellos llaman “trabajar”. La vez pasada le escuché a uno la expresión “hay que romperse el lomo”, pero lo dijo como con risa, como si nada. 

Dicen “si tuviera plata haría otra cosa", "me compraría una casita al lado del mar, lejos de tanto problema y tanto ruido" pero “primero lo primero”.

Hacen cosas que no les gustan durante el tiempo que no quieren perder, y luego dicen “todo bien”, “ya casi”, "cuando me haga un ahorrito” o "me gane una platica" todo va a mejorar.

Me parece que también son tercos. Quieren ir en contra de la naturaleza. Yo, por lo menos, nunca he visto a un pájaro forzándose a cantar más fuerte que otro, o a una ardilla feliz de estar encerrada en vez de correr como loca y untarse toda de pantano.

Lo que me parece más raro de todo, es que olvidan a ratos que en cualquier momento podría caerles un avión encima, o podría temblar, o se podría estrellar el bus en el que están subidos.

En vez de ser felices, prefieren quedarse sentados en sus camas pensando en cuánto costará ser feliz. Relacionan “profesión” con “dinero” y “felicidad” con “utopía”, cuando sería más fácil relacionar “felicidad” con “profesión” y “dinero” con “utopía”.

No les gusta pensar en la muerte aunque son conscientes de que es lo único seguro. Supongo que cuando llegue por ellos y les pregunte ¿qué andaban haciendo? Van a responderle: “partirme el lomo mientras tanto” como si su vida estuviera hecha de “mientras tantos” infinitos.


*Caricatura: David Farley.

¿TE GUSTÓ?¡COMPÁRTELO!:
Leer Artículo AnteriorEntrada más reciente Leer Artículo SiguienteEntrada antigua Página principal

3 comentarios:

IM: @margaritabeblog