Después de hacer el amor

Una mujer por el contrario, se queda en la cama quietecita y medio se tapa; haga de cuenta una escena cliché de película romántica: sexy y sutilmente deposita la sábana perfectamente doblada bajo sus axilas...


Sucede algo muy gracioso con la forma de actuar de un hombre y la forma de actuar de una mujer justo después de hacer el amor. 
Voy a comenzar describiendo al hombre: supongamos que ya se concretó el asunto; el tipo se desinhibe totalmente, se levanta y anda por todo el terreno “voleándolo” como diciendo: "¡listo mi amor! ya mereció: ésto es lo que hay", ¡les importa un pito (literalmente) que se les menee como esparciendo bendiciones! Arriba, abajo, a un lado, al otro...

Una mujer por el contrario, se queda en la cama quietecita y medio se tapa; haga de cuenta una escena cliché de película romántica: sexy y sutilmente deposita la sábana perfectamente doblada bajo sus axilas en un intento por cubrir a “las niñas” La verdad es que una trata de verse bonita, como con la esperanza de dejar algo -que ya no queda- a la imaginación, un secreto a voces, porque ambos saben que desde el primer segundo en que ella se empelotó y con la primera mirada, le hicieron un escaneo milimétrico ¡nada qué hacer!

Mientras tanto el tipo revolotea como el moscardón, va y busca jugo o agua porque anda muerto de sed, y acto seguido se lanza de una forma absolutamente ruidosa, nada sigilosa y principalmente descarada sobre la cama, ¡pero eso sí! con el pajarito bien expuesto.

Ahora yo propongo: ¿Por qué no hacemos una campaña para que las mujeres actuemos exactamente igual a los hombres después de hacer el amor? algo que se llame: "yo también me uno al meneíto" Eso sí ¡tocó con las niñas!
¿TE GUSTÓ?¡COMPÁRTELO!:
Leer Artículo AnteriorEntrada más reciente Leer Artículo SiguienteEntrada antigua Página principal

5 comentarios:

  1. Apoyo completamente la moción… vamos a bailar desnudos después de hacer el amor

    ResponderEliminar
  2. jajajajaj nunca me había divertido tanto leyendo un post.

    ResponderEliminar
  3. Ni yo escribiendo uno. Motta, ayúdame pues compartiéndolo en tu twitter, un abracito.

    ResponderEliminar
  4. A gozar entonces de la desnudez, "las niñas" sin importar su tamaño llaman la atención y son algo más estéticas que "el niño". Jajajaja, excelente post Margarita!

    ResponderEliminar
  5. Por lo mismo si ya una lo hizo después no pasa nada obviamente sin perder la feminidad, Yo ando así como un angelito o mejor como Dios me trajo al mundo jajaja no pasa nada aunque si una parece Eva después de que mordió la famosa manzana del pecado con una mano cubriéndose las "lolas" y con la otra la "crica". Para después de ir brevemente al baño proseguir jajajaj ;)

    ResponderEliminar

IM: @margaritabeblog