Entrada destacada

¿Sexo sin compromiso?: Carta para mi amigo con derechos

I Me llega un mensaje tuyo. Son las once de la noche: quieres verme. No voy a responder. Dejo el teléfono a un lado, ...

Maneras de decir adiós


Decir “adiós” es fácil,  difícil es cómo decirlo y entender su significado. Por ejemplo, hay un adiós suave, que se dice sin mirar a los ojos o a lo lejos. Su característica más prominente es que siempre dejará la puerta abierta para un: “volví”.

Hay otro adiós, dicho más a menudo. Este es explosivo y contundente, despliega ira y en ocasiones desconcierta porque al surgir de discusiones efímeras, tiene el mismo efecto de un baldado de agua fría. Sin embargo cuenta con un comodín: generalmente se convierte en un: “perdón”.

El adiós más común, es aquél que se inventó para aceptar la distancia; es nostálgico y esperanzado, su ventaja radica en que no dará lugar a malinterpretaciones, ambas partes lo tomarán de igual manera. Pero con el tiempo -y en la mayoría de los casos- terminará siendo un adiós definitivo. 

Este otro adiós existe pero nunca se dijo: es una suposición en el aire y el que arranca una parte del alma; para mí el más doloroso y continuamente malinterpretado. 

Finalmente, está el adiós que por sus características, es dolor y anestésico. Se trata del adiós pronunciado con la tranquilidad atravesada y sin titubeo alguno. Éste, viene siendo el más claro en cuanto a significado, y para dicha o desgracia, encierra la plena seguridad que quien lo dijo, ya no volverá. 
¿TE GUSTÓ?¡COMPÁRTELO!:
Leer Artículo AnteriorEntrada más reciente Leer Artículo SiguienteEntrada antigua Inicio

0 comentarios:

Publicar un comentario

IM: @margaritabeblog